Abstract

Estas reflexiones tienen como propósito indagar sobre las formas en las que la actual práctica teatral cubana abre espacios de diálogo y reflexión crítica sobre la historia y los sujetos. Sin duda, las crisis de orden político y económico que han aquejado a las sociedades latinoamericanas en las últimas décadas redujeron las posibilidades materiales para la producción teatral, especialmente por fuera de los circuitos metropolitanos. No obstante, la continua y numerosa realización de propuestas escénicas de diversa índole en cuanto a prácticas, género y públicos, confirma la fuerza y la vitalidad de las prácticas teatrales en estos contextos difíciles. Al mismo tiempo, es una nueva constatación de la veta positiva que tienen las situaciones de crisis como fuentes generadoras de agenciamiento y solidaridad social. Tanto en la coyuntura de agotamiento de las políticas neoliberales, como en los contextos de reajuste y reconfiguración de modelos como el cubano, el teatro se ha manifestado más que nunca como un espacio para la articulación de diálogos entre agentes sociales para los cuales las vías tradicionales de debate, manifestación de intereses y gestionamiento (colectivo e individual) han permanecido canceladas, fuera de su alcance o desconocidas.

Document Type

Article

Publication Date

1-2015

Publisher Statement

Copyright © 2015 Argus-a. This article first appeared in Argus-a 4:15 (2015).

Please note that downloads of the article are for private/personal use only.